Podemos decir que el liderazgo va de PERSONAS en el sentido de que posee un interés genuino en servir a otros y una voluntad de cuidar de ellos pase lo que pase. 

También va de PROPÓSITO es decir, que trabaja para algo más grande que el mismo, tiene un sentido compartido que lo trasciende. 

Va de PLANETA porque hoy por hoy se requiere de consciencia social, de cuidado del medio ambiente, de impacto positivo en el mundo. 

Y por último podemos decir que va de PROCESOS definiéndolo como los medios, los recursos y el conjunto de operaciones para el alcance de resultados.

Hasta aquí podríamos decir que vemos a muchos líderes a nuestro alrededor. A esto yo lo llamo CO-LIDERAZGO. En el sentido de que compartimos el liderazgo. 

Podemos observar a varias personas compartiendo estas competencias incluso a un grupo o equipo completo. 

Ahora bien, hay algo que particularmente pienso que termina definiendo a un líder como un sujeto único en una comunidad o en un sistema (puede ser un grupo, equipo u organización). 

Lo que lo termina definiendo como LÍDER son sus decisiones basadas en predicciones. Este tipo de liderazgo es un liderazgo que no abunda porque requiere de una combinación de muchas habilidades que le permiten tomar decisiones que otros no pueden tomar. 

Si observamos detenidamente en nuestra historia podemos ver a muchos de estos líderes. Su decisiones se basan en predicciones. Ellos tienen la capacidad de ver lo que otros no ven, de conectar puntos, de anticiparse dada una combinación -incluso, inconsciente- de información con sensaciones únicas. 

Movidos por su intuición, sostenidos por los datos, toman decisiones riesgosas. Riesgosas en múltiples sentidos. Uno de ellos, es su mismísimos liderazgo. Un error -y dependiendo de qué error se trate- puede ser perdonado, pero dos o más significarían su muerte como líder. 

Al final, liderazgo es tomar la delantera, es aquel a quien se mira cuando el resto de los mortales no tenemos respuestas… Entonces, en esos momentos, si nos hace sentido su decisión -o bien como un simple acto de confianza- elegimos seguirlo. 

Por eso, cuando trabajo con managers, directivos o equipos siempre me gusta resaltar esta diferencia porque de lo contrario podemos participar de una propuesta formativa carente de solidez. 

A ver, que las personas no son tontas (y no hay nada peor que subestimarlas). Cuando se nos dice que somos formados para ser líderes y luego el supuesto liderazgo no aparece… ¿Qué estuvimos haciendo? ¿Dónde están los resultados? ¿Soy un líder o no? Preguntas necesarias pero claro, a las que se les responde de una manera muy ambigua; algo así como un “sí pero no”. ¿Me explico? 

Entonces, es muy simple para mí. Si entendemos el liderazgo como un conjunto de habilidades requeridas para lograr resultados, trabajar con propósito, cuidar de las personas y del planeta, pues todos podemos ser líderes. 

Ahora bien, si se trata de tomar decisiones en momentos donde la información es escasa y el riesgo es alto, ahí es cuando el otro tipo de liderazgo es requerido y tal como lo he mencionado, este liderazgo es escaso. 

 

EZEQUIEL PONCE
Conversations Designer
Executive Trainer. Researcher

¿Te gustó este post? ¿Qué piensas? Déjame tu comentario. ¡Conviértete en Protagonista!
Conoces a alguien que necesite leer esto. ¡Compártelo!

Sigamos compartiendo en: LinkedinInstagramYoutube